Newscasts

PNS Daily Newscast - July 13, 2018 


The FBI’s Peter Strzok spends 10 hours in open testimony in Congress. Also on the Friday rundown: Granite Staters protest AG Sessions' approach to fighting opioid abuse, and Latino Conservation Week starts on Saturday.

Daily Newscasts

Tierras públicas de NM, “atadas” por permisos suspendidos del BLM

No todas las tierras controladas por el BLM (“Bureau of Land Management”, Buró de Administración de la Tierra) se destinan a fines recreativos. Miles de acres están “atados” en contratos de largo plazo para explotación de gas y petróleo. (Bureau of Land Management)
No todas las tierras controladas por el BLM (“Bureau of Land Management”, Buró de Administración de la Tierra) se destinan a fines recreativos. Miles de acres están “atados” en contratos de largo plazo para explotación de gas y petróleo. (Bureau of Land Management)
December 16, 2015

SANTA FE, N.M. – En los estados del oeste, incluso en Nuevo México, hay enormes extensiones de tierras públicas que pudieran estar generando dinero para el gobierno del país, pero permanecen inactivas debido a un tecnicismo legal.

Así lo revela el reporte reciente de la Sociedad de lo Silvestre (“The Wilderness Society”). El documento dice que los permisos otorgados para la explotación de gas y petróleo, que no se trabajan, son frecuentemente “suspendidos”. Este proceso permite a los desarrolladores retener la tierra –a veces durante décadas– sin pagar ni un dólar por esa ocupación.

Lo anterior es posible debido a que la Oficina de Administración de Tierras (“Bureau of Land Management” – BLM) está permitiendo que miles de acres de tierras públicas de los estados del oeste, incluyendo Nuevo México, permanezcan ociosas, en vez de trabajarse como concesiones de petróleo y gas –que es para lo que se les permite ocupar el terreno.

La investigación detectó permisos para más de tres millones de acres de tierras públicas a lo largo del oeste ¬–casi 80 mil en Nuevo México– que están suspendidos y sin beneficiar al público.

Nada Culver, co-autora del reporte y directora “senior” de políticas de agencia en The Wilderness Society, dice que las lagunas que tiene el programa de suspensión de permisos han costado unos 80 millones de dólares tan solo por concepto de rentas no devengadas.

“Y mientras esos permisos estén suspendidos, a los operadores no se les exige pagar una renta; ni pagan regalías, porque no están produciendo petróleo y gas. Y ¬–una gran preocupación de The Wilderness Society– el BLM no da ningún otro uso a esa tierra.”

De acuerdo al reporte, las empresas consiguen concesiones pero no las desarrollan, y luego piden suspensiones del BML que pueden durar décadas. Culver agrega que si se permitiera que las concesiones vencieran, la tierra podría ser recuperada para desarrollos de energía de sol o de viento, dedicada a la conservación o aprovechada para diversión.

Culver añade que los pagadores de impuestos ya han perdido en Nuevo México más de 3.3 millones de dólares en concesiones que fueron suspendidas antes de 1980.

“Lo que realmente vimos en Nuevo México es que las suspensiones del estado son de las más antiguas, docenas y docenas de permisos que datan de los 60s y 70s. Y aún así, se han solicitado y concedido una gran cantidad de suspensiones en los cinco últimos años.”

El reporte concluye que la Oficina de Administración de Tierras (BLM) debe realizar una revisión a fondo de las concesiones de largo plazo que estén suspendidas.

The Wilderness Society también hace un llamado a la Oficina de Auditoría del Gobierno (“Government Accountability Office”) que inicie su propia investigación y recomiende mejoras para el sistema de suspensión de concesiones.

Vea el reporte (en inglés) en: wilderness.org.

Mark Richardson/Alfonso López-Collada, Public News Service - NM