Newscasts

PNS Daily Newscast - December 14, 2018 


The Senate votes to withdraw funding for the Saudi war in Yemen. Also on the Friday rundown: the Global Climate Conference reinforces the need for grassroots movements; and could this be the most wasteful time of year?

Daily Newscasts

A diferencia de TX, la tasa de no-asegurados muestra fuerte caída en los estados donde Medicaid se expande.

Texas ha alcanzado a tener hasta 14 hospitales rurales que cierran sus puertas desde 2010. (astig23/Twenty20)
Texas ha alcanzado a tener hasta 14 hospitales rurales que cierran sus puertas desde 2010. (astig23/Twenty20)
September 26, 2018

AUSTIN, Texas – Un reporte reciente encuentra que la tasa de no-asegurados cayó el triple en estados que expandieron Medicaid, en comparación con estados que no lo hicieron, como Texas, que optó por no ampliar la cobertura.

Lo anterior se desprende de un nuevo estudio hecho por el Centro de la Universidad Georgetown para Niños y sus Familias.

Patrick Bresette, director ejecutivo del Fondo Texas para la Defensa de los Niños (“Children’s Defense Fund-Texas”), ve en este reporte un llamado a despertar.

Dice que su organización puede inscribir a los niños rurales de Texas para darles cobertura de salud –a través de programas federales como el Programa de Seguro Médico para Niños– pero no a sus padres.

“Estás tratando con familias sin muchas expectativas sobre tener acceso a infraestructura en su medio. En algunas áreas urbanas puede haber más hospitales a los que puedan acceder, hay clínicas gratuitas –y vemos gente que tiene que manejar millas y millas, sólo para recibir el tipo de servicios básicos que requiere.”

Antes de la Ley de Atención Asequible (“Affordable Care Act”), la tasa de Texanos no asegurados en áreas rurales y pequeñas poblaciones, era del 40 por ciento.

En 2016, 36 por ciento –todavía entre las más altas de la nación, y muy retrasada de las áreas metropolitanas de Texas, con una tasa del 29 por ciento.

En zonas cercanas de Nuevo México, que amplió Medicaid en 2013, la tasa de no asegurados cayó del 46 por ciento al 21 por ciento.

La coautora de la investigación, Joan Alker, y directora ejecutiva en el Centro para los Niños y las Familias (“Center for Children and Families”) de la Universidad Georgetown, dice que expandir la cobertura a más residentes de las áreas rurales –que ya luchan con las altas tasas de desempleo y pobreza– tiene sentido en términos económicos.

“Cuando se tiene una opción real para tomar esos dólares de Madicaid, en serio, el uso más inteligente del dinero de los contribuyentes es brindarles atención primaria preventiva que llega al tener, para empezar, su seguro médico para que no se enfermen más y terminen en emergencias.”

Bresette resalta que los hospitales rurales son impulsores de la economía y, muchas veces, los más grandes empleadores en esas comunidades. Agrega que Texas es numero uno nacional en cuanto al número de hospitales rurales que cierran.

“Ves el efecto ondulatorio, porque después no hay cerca farmacias a las que les esté yendo bien. No tienes todo el apoyo auxiliar de sistemas de salud que rodean un hospital cuando está funcionando. Así que, definitivamente es un multiplicador y cada vez que pierdes uno, estás haciendo un hueco en esa comunidad rural.”

Según el reporte, la cuarta parte de quienes no tienen cobertura también son los padres.

Numerosos estudios han de mostrado que el bienestar de los pequeños mejora cuando su padres tienen un seguro de salud.

El informe puede ser consultado en: Georgetown University Center for Children and Families.

Eric Tegethoff/Alfonso López-Collada, Public News Service - TX